0

En numerosos estudios estadísticos se ha puesto de manifiesto que la celulitis está presente en más del 90% de las mujeres, aunque afecta casi en exclusiva a este sexo, algunos varones que presentan disminución de las hormonas masculinas (andrógenos) en grado severo, tienen una incidencia, aspecto y distribución de la celulitis comparable al de las mujeres. Este es un problema no solo estético, es una enfermedad que debe ser atendida adecuada y oportunamente.

¿Qué es la Celulitis?
Normalmente entendemos por celulitis una modificación sufrida en el tejido conjuntivo por una acumulación de grasa, líquido y toxinas. Cuando se produce esta disfunción, la piel aparece irregular y con pequeños bultitos. El acumulo de grasa en las células grasas, y el depósito en el tejido intersticial de líquidos y toxinas de forma continuada provoca una alteración en la estructura y apariencia de la piel, que se vuelve más esponjosa y con hoyuelos, de ahí que se la denomine «piel de naranja».

Tipos de Celulitis
Aunque la celulitis se puede mostrar de distintas formas en las mujeres, esta dolencia se puede agrupar en clases que nos ayudarán a identificar cuál es la nuestra: Celulitis generalizada: Aparece exclusivamente en mujeres obesas, con hábitos alimentarios desequilibrados. Comienza en la pubertad y con el aumento de la edad los factores suelen ser cada vez más desfavorables. Los trastornos se incrementan lo que ocasiona importantes cambios estéticos.

Celulitis localizada: Las celulitis localizadas originan fenómenos dolorosos, las zonas donde muestra preferencia son las piernas, el abdomen, las nalgas, los tobillos, la parte inferior de la espalda, la parte superior de los brazos, la parte superior de la espalda justo debajo de los hombros.

Celulitis dura: Se encuentra en mujeres jóvenes de buen físico y generalmente deportistas o bailarinas, cuyos tejidos son firmes y bien tonificados y sin edemas, lo que dificulta su localización. Sin embargo es evidente que por medio de la prueba del pellizco suele aparecer la piel de naranja.

Celulitis fláccida: Es típica en personas sedentarias o aquellas que alguna vez fueron activas y ya no las son. También se presenta en personas que han sido sometidas a distintos tipos de tratamiento, en donde han subido y bajado de peso bruscamente.

Celulitis edematosa: Se encuentra en mujeres de todas las edades, pero es más frecuentes en jóvenes y adolescentes. En mujeres de edad suele presentarse como piernas gruesas. Se localizada principalmente en los miembros inferiores y la piel presenta a simple vista la típica piel de naranja.

¿Cómo prevenir problemas de Celulitis?
La celulitis presenta en su inicio pocas manifestaciones, pero sigue su curso de forma lenta y progresiva. El hallar un tratamiento con resultados satisfactorios en las fases iniciales, apunta la necesidad de detectar los primeros signos de la celulitis, e iniciar el tratamiento. Es esencial, además, identificar en cada caso los fenómenos celulíticos (endocrinos, dietéticos, vasculares y mecánicos).
Prevenir la aparición de la celulitis depende de cada persona, los siguientes consejos pueden ayudarle:

Gimnasia: Debe hacerse ejercicio moderado diariamente, ya que favorece el tono y vitalidad muscular, mejora la circulación sanguínea y ayuda a eliminar el exceso de grasa acumulada en las células adiposas.

Saunas: Intercaladas con duchas de agua fría.

Masaje e hidromasaje: Drenaje linfático y circulatorio, y los relajantes de espalda y piernas.

Dieta equilibrada: Beber mucho líquido y evitar el consumo excesivo de productos como el alcohol, etc. En lugar de someterte a torturas restrictivas hipocalóricas lo mejor es tomar alimentos sanos y variados. Vas a ver que hay muchos que te vendrán bien para eliminar la celulitis por sus propiedades diuréticas, depurativas o reguladoras como: la acelga, el ajo, las alcachofas, el apio, los espárragos, el limón, entre otros.

¿Por qué aparece la Celulitis?
La celulitis, aunque no es un fenómeno exclusivo de la mujer, afecta a ésta principalmente, además, no se manifiesta de la misma manera en todas las personas. Esto deja ver que existen ciertos factores que predisponen a la celulitis:
Los Factores Hormonales: en la mujer son abundantes, pubertad, embarazo, menopausia, etc. El aumento de la actividad estrogénica provoca una modificación del reparto y volumen del tejido adiposo, que favorece el cúmulo de grasa.

Factores Congénitos: se ha comprobado que las personas que tienen antecedentes familiares de celulitis tienen una mayor disposición a padecerla. Por ello, puede aparecer celulitis en personas no obesas.

Factores Alimentarios: los malos hábitos alimenticios pueden provocar una eliminación deficiente de lípidos, prótidos y glúcidos, además de trastornos digestivos que implican una mala eliminación de desechos y toxinas.

Estilo de vida: es decir, la vida sedentaria, el tabaco, el alcohol, la ropa ajustada son factores que predisponen a la aparición de la celulitis.

Factores Psicológicos: el cansancio, nerviosismo, la ansiedad y el estrés, estas personas padecen alteraciones circulatorias, que favorecen el proceso de formación de la celulitis.

Tratamiento Natural contra la Celulitis
Baba de caracol: Suaviza en un alto porcentaje las estrías y celulitis.

Aceite de rosa mosqueta: Utilizado tradicionalmente como regenerador natural de la piel, antioxidante, hidratante, nutritivo, reafirmante, reparador, entre otras propiedades.

Aceite de Onagra: Utilizada tradicionalmente en los trastornos del sistema inmune, los problemas circulatorios, deterioro del metabolismo, la piel reseca, la dermatitis atópica y algunas afecciones alérgicas.

Linaza: Es muy útil en dietas de adelgazamiento, ya que ayuda a la eliminación de toxinas del organismo, y evita el estreñimiento. Es un cereal muy saciante lo que ayuda al control de la ansiedad a la hora de hacer dieta. Potencia la función diurética que favorece la eliminación de líquidos y logrando un efecto desinflamante. Contribuye a la perdida de peso en una dieta equilibrada.

Sacha Inchi: además de su aporte en acidos grasos esenciales, aporta también vitamina A y alfa-tocoferol vitamina E.

Alpiste: Contiene lipasa, una enzima que ayuda a depurar grasas nocivas en las venas, arterias, o simplemente de los depósitos de grasa, por lo que es útil en los tratamientos contra la obesidad, celulitis, abdomen abultado, etcétera.

Colágeno: refuerza la capacidad de los tejidos para retener agua, ocasionando que las células estén debidamente hidratadas y la epidermis se muestre suave y elástica. El colágeno aporta aminoácidos esenciales que le permite a la piel recuperar su compleja estructura y entramado fibroso ayudando a mantener y reparar la fuerza.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

TOP