0

¿Qué es la Piel?

La piel es el sistema de órganos más extenso del cuerpo. Es resistente y flexible y protege a los tejidos subyacentes contra el aire, el agua, sustancias extrañas y bacterias. Es sensible a las lesiones y tiene una llamativa capacidad de auto-reparación. Sin embargo, a pesar de su resistencia, la piel simplemente no puede soportar la presión prolongada, la fuerza excesiva o la fricción.

La piel tiene la función de protegerlo de los elementos externos. Elementos como la exposición al sol, el humo y la contaminación. Asegurarse de que su piel es sana significa que usted será capaz de evitar su tez seca, pálida y falta de higiene. Pero, por encima de todo significa, esquivar los signos de la edad. Los tratamientos naturales para mantener una piel sana, flexible y firme se han utilizado en la medicina tradicional por miles de años, como productos que actúan mejorando el funcionamiento de los tejidos de la epidermis de la piel, el tono muscular y la claridad, tenemos Aloe Vera, Concha Nacar, Baba de Caracol, entre otros.

 

Factores que aceleran el Envejecimiento Natural de la Piel

El daño de los radical libre
La pérdida de colágeno y elastina.
Las modificaciones hormonales: en particular en la mujer menopaúsica.
Una alimentación pobre en antioxidantes y ácidos grasos esenciales:
El tabaco: el humo del tabaco es rico en sustancias nocivas para la piel, provocando una tez gris y apagada.
El sol y las exposiciones solares. Los rayos UVB, son los que causan el enrojecimiento de la piel, vuelven la capa superficial más frágil. En cuanto a los rayos UVA, provocan daños más en profundidad, en la dermis, ahí donde se encuentran el colágeno y la elastina.

Aparición de las Arrugas

Los vasos sanguíneos de la dermis o capa profunda, suplen de oxígeno y nutrientes a la piel, los cuales ascienden hasta la epidermis para estimular formación de nuevas células. En la dermis se albergan las fibras de colágeno que le dan la fuerza y la firmeza a la piel, y la elastina, la cual le da a la piel su flexibilidad. Además esta capa es la responsable de producir humedad y mantenerla. lo que le da a la piel su textura y suavidad a través del tiempo. El envejecimiento natural no viene con arrugas necesariamente, pero al ocurrir ocasiona arrugas finas superficiales. La exposición solar genera arrugas prematuras que son profundas y gruesas.

Piel sana consejos, piel sana tratamientos

Tratamientos Naturales

Miel de abeja: Humectante natural, si se mezcla con azúcar se obtiene un gran exfoliante.

Aceite de Almedras: Este aceite es fabuloso para pieles resecas y ásperas

Colágeno: El colágeno es la proteína más abundante de nuestro cuerpo y un componente esencial de los huesos, ligamentos, tendones, cartílagos y piel. Juega un papel muy importante a la hora de mantener la tersura de la piel y firmeza de los músculos.

Aloe Vera: Tradicionalmente, el Aloe Vera es utilizado contra las quemaduras con fuego o por el sol, las heridas y cortes, las picaduras de insectos, la dermatosis y enfermedades de la piel. El uso frecuente de esta planta alivia la irritación, la quemadura y el dolor; acelerando la cicatrización y generando un efecto de frescor que alivia el dolor.

Baba de Caracol: Es ideal para el cuidado habitual de la piel, se utiliza porque puede prevenir el envejecimiento prematuro y rejuvenecimiento de la piel. Destacan sus efectos sobre arrugas y estrías, cicatrices diversas como las del acné, en la reparación de quemaduras, verrugas y para la normalización de manchas de la piel.

Crema a base de Aceite de Sacha Inchi: Posee un alto contenido de ácidos grasos esenciales (hasta 58% de Omega 3 y 37% de Omega 6) potencia los mecanismos naturales que ayudan a mejorar y fortalecer la superficie de la piel, combatiendo así la flacidez, las arrugas y las manchas. Enriquecida con colágeno y vitamina E, devolverá la luminosidad natural a su piel.

Concha de Nácar: Proporciona los nutrientes necesarios para mantener la piel joven y saludable, estimulando la regeneración y la hidratación de los tejidos cutáneos que resulta en una mayor elasticidad y luminosidad. Pueblos Indígenas precolombinos utilizaron el polvo de las conchas de nácar combinadas con jugo de limón como remedio para el cuidado de la piel. La Crema de Concha de Nácar ha sido fabricada con una exclusiva fórmula no grasa.

 

Vitaminas Esenciales para el Piel

Vitamina A: Su deficiencia hace que la piel se seque y pierda firmeza.

Vitamina B2: Su deficiencia causa labios secos y agrietados, enrojecimiento de la piel y la grasa alrededor de la nariz, las orejas y los párpados.

Vitamina B3: Su deficiencia hace que la piel se vuelve áspera y oscura, especialmente en las áreas expuestas al sol.

Vitamina C: Si no lo suficiente disminuye la producción de colágeno, esencial para mantener la piel elástica.

Vitamina E: Si falta, las arrugas aparecen más rápido, ya que esta sustancia es un poderoso antioxidante que previene el envejecimiento de las células y tejidos.

Consejos para Mantener una Piel Joven y Dinámica

La primera línea de defensa de la piel contra los radicales libres se encuentran en antioxidantes de gran alcance
Una dieta sana y equilibrada ayudará a que tu piel esté radiante.
Deje de fumar. Fumar causa envejecimiento prematuro y arrugas en la cara.
Lave su cara diariamente y siempre use un humectante. El mejor momento para aplicar un humectante en la piel es inmediatamente después de tomar un baño con regadera o en la tina.
Beba al menos 6 a 8 vasos de agua diario. Esto ayuda a mantener su piel hidratada.
Manténgase lejos del sol entre las 10 a.m. y las 4 p.m. Los rayos del sol son más fuertes durante estas horas. Cuando esté en el sol use un sombrero de ala ancha de cuatro pulgadas y gafas de sol con lentes de protección para los rayos UV.
Use un bloqueador solar con un factor SPF de 15 o mayor aún en los días nublados. Aplique el bloqueador 20 minutos antes de su exposición al sol y vuelva a aplicarlo cada dos horas.

 

 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

TOP