0

La retención de líquidos es un problema muy común entre la población y afecta en mayor medida a las mujeres. Aunque a priori pueda parecer una dolencia sin importancia, su aparición puede indicar la presencia de otras patologías o desórdenes, por ejemplo, síndrome premenstrual, cambios hormonales, problemas renales, entre otros; también puede ser provocado por exceso de sal en la dieta y efecto secundario de algún medicamento. Lo que sí es importante es detectar la causa y hacer el tratamiento adecuado para combatirla. La principal consecuencia de este problema es el Edema, si la cantidad de líquido acumulado es mucha, produce trastornos en el corazón y pulmones debido a la presión que se ejerce sobre estos órganos.

¿Qué es la retención de líquidos?
Es uno de los problemas comunes de la salud, que ocurren principalmente en las manos, piernas y pies. No debe atribuirse a un incremento de peso de ninguna manera.

Sin embargo, si se encuentra relacionado con la obesidad en la cual exista bajo aporte de proteínas. Es más común en mujeres con tendencia al sobrepeso y en niños desnutridos. Las proteínas permiten circular el agua normalmente por todo el torrente sanguíneo, si existe deficiencia, el agua se retendrá provocando hinchazones.

Además, puede deberse al exceso de sal en las comidas ya que el sodio contribuye a retener los líquidos en los espacios entre las células, no debiendo descartarse también algún problema hormonal.

Causas de la retención de líquidos
Las causas de la retención de líquidos pueden ser muy diversas:

Obesidad o sobrepeso
Cambios hormonales por adolescencia o menopausia
Medicamentos antidepresivos, anticonceptivos, antiinflamatorios o corticoides
Trastornos hepáticos, renales o cardiovasculares
Exceso en la ingesta de sal y/o alcohol
Vida sedentaria

Síntomas de la retención de líquidos
Los síntomas de esta dolencia son muy variados y se manifiestan en forma de hinchazón de abdomen, piernas, tobillos, manos e incluso cara y ojos, aumento de peso sin motivo, pesadez, calambres, cansancio, malestar general y palpitaciones. Desde un enfoque estético suele provocar celulitis y aumento de volumen. Dos cuestiones que la mayoría de mujeres suelen tratar a base de estrictas dietas que no son efectivas, ponen en peligro su salud y agravan el problema.

¿Por qué se produce la retención de líquidos?
Nuestro organismo está compuesto por masa muscular y por agua esta última alcanza el 75% del peso anatómico y se halla en tres secciones:

1.-Intracelular: Se ubica dentro de las células
2.-Intravascular: Ubicada dentro de los vasos sanguíneos
3.-Intersticial: Ocupa un lugar entre los dos tejidos anteriores y sus alrededores

Habiendo ya ubicado los tres compartimientos en los que se halla el agua dentro de nuestro organismo, estos se separan por medio de una membrana impermeable que da acceso al paso del agua entre ellos y de igual forma pasan algunos componentes. Entonces suelen suceder desequilibrios entre las normas que sistematizan el paso de los líquidos de un compartimiento a otro.

En el abdomen, vientre, espalda, pecho, no se acumulan líquidos, es mayormente grasa. Salvo que se trate de un problema de salud mayor como en el caso de la ascitis, que es grave. Por lo que la retención de líquidos se da generalmente en manos, piernas y pies.

Si el paso del agua se excede entre el paso del líquido del espacio intravascular al intersticial, se da la retención de líquidos. En ocasiones esta retención de líquidos es mucho más que lo normal entonces puede originar la hidropesía o edema.

Consejos que te ayudarán
Alimentos:
Hay ciertos alimentos que son diuréticos naturales:

Hortalizas y verduras como el perejil, los espárragos, el apio, el poro, la cebolla, el tomate o la berenjena.
Frutas como la sandía, el melón, el kiwi, el plátano, la frambuesa, la grosella, la uva, la naranja o la piña.
Legumbres como las lentejas, los garbanzos o las habas.
Cereales como la avena y el arroz integral.
Reducir el consumo de sal en las comidas y de alimentos procesados
Infusiones de té verde, abedul y cola de caballo.
Actividad física:
La actividad física regular ayuda a eliminar líquidos. Montar en bicicleta, caminar, nadar o bajar y subir escaleras son ejercicios muy apropiados para controlar este problema. Todas las actividades que impliquen mover las piernas estimulan el trabajo de los riñones y promueven la diuresis.

Para la gente que trabaja sentada en una silla la mayor parte del día se aconseja mover los dedos de los pies continuamente para que los músculos bombeen los líquidos y levantarse cada hora para estirar las piernas y dar un pequeño paseo.

Otras medidas para eliminar la retención de líquidos son: llevar ropa cómoda y evitar usar calcetines o zapatos muy apretados, dormir ocho horas diarias y echar una siesta de 20 minutos tras la comida, elevar las extremidades inferiores cuando se acumulen líquidos en ellas y mover las piernas mientras se toman baños en la piscina, el mar o la bañera de casa. Esta acción empuja los líquidos hacia la vejiga y la presión que ejerce el agua contra el organismo provoca su eliminación a través de la orina.

Tratamientos Naturales
Chancapiedra: Diurética (tonifica, equilibra, refuerza, desintoxica y protege los riñones, ayudando a reducir el ácido úrico y aumentar la micción).
Hercampuri: Actúa como desintoxicante y diurético.
El Diente de León: Planta que tiene poder de eliminar el agua sobrante del organismo se puede tomar en fusión o en ensaladas.
El Perejil: Es por así decirlo el mejor diurético pues favorece la eliminación de líquidos corporales, usado generalmente contra la obesidad, su ingesta se hace machacando la planta para ver su jugo media copita una vez al día.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

TOP