0

 

Halitosis: porqué se produce
La mayoría de las personas han sufrido del problema de mal aliento, ya sea por la mañana o después de consumir algunos tipos alimentos. El mal aliento crónico por otro lado, puede convertirse en un asunto delicado y embarazoso.

Concepto
El Mal aliento llamado también Halitosis, es el conjunto de olores desagradables que se emiten por la boca. Según las estadísticas, este problema afecta a una de cada dos personas.
Es considerado un problema de carácter social relacionado a la higiene bucal deficiente o a enfermedades de la cavidad oral, aunque en ocasiones puede ser una manifestación de alguna otra patología.

Causas
Generalmente la halitosis proviene por bacterias en la boca, a menudo en la lengua. El mal aliento puede estar causado por la comida, una insuficiente salud dental, trastornos gástricos e intestinales, el consumo del tabaco y algunas enfermedades. Dentro de las posibles causas tenemos:

Residuos de comida: Un buen cepillado y el uso de hilo dental después de las comidas es fundamental para quitar residuos de alimentos entre los dientes. Esas partículas pueden ser un medio de crecimiento de bacterias y causar mal aliento.
Higiene inadecuada de la boca: se debe limpiar dientes, encías y lengua de forma regular, la placa puede acumularse, generando mal aliento.
Tabaco: el alquitrán y la nicotina se acumulan en las superficies de la boca, lo que lleva al crecimiento de bacterias.
Algunas enfermedades como las infecciones de los conductos respiratorios, sinusitis crónica, bronquitis crónica, diabetes, problemas gastrointestinales o dolencias del hígado o los riñones pueden causar mal aliento.
El alcohol puede causar problemas digestivos que producen al mal aliento. Además, el alcohol seca la boca, lo que reduce la producción de saliva.
El estrés puede afectar el sistema digestivo. Un suministro insuficiente de enzimas digestivas puede ser la causa.
El poco consumo de líquidos conduce al estreñimiento y a problemas digestivos, es muy beneficioso consumir suficiente cantidad de agua al día.
Las infecciones de los senos nasales o las amígdalas que resulta en exceso de bacterias.
El consumo de algunos alimentos también son una causa de halitosis. Alimentos, como el ajo, cebolla, carne. La saliva también recoge los olores de los alimentos, estos son más fuertes cuando se consumen carbohidratos – azúcares, almidones y celulosa.
Intolerancia a la lactosa
La intolerancia a la lactosa
La insuficiencia de ácido clorhídrico
Problemas dentales, enfermedades periodontales y abscesos dentales.
Cómo eliminar el mal aliento
En primer lugar debemos asegurar una buena higiene bucal, cepillarte tres veces al día o después de cada comida, usar hilo dental para quitar los restos de comida, usar enjuague bucal que ayuda a eliminar bacterias que causan el mal aliento. Además es importante tener en cuenta lo siguiente:

Enjuagarte la boca con agua después de comer
Disminuir el consumo de alimentos ricos en grasa, carne, azúcar, especias exóticas y productos lácteos, bebidas como el café y el té son otras posibles fuentes de mal aliento. Ambos son muy ácidos.
Mejorar la digestión: Una dieta rica en fibra, granos enteros, frutas y verduras es esencial para una óptima digestión.
Alternativas naturales que pueden solucionar el problema de halitosis
El vinagre de manzana. 1 cucharada de vinagre de manzana antes de cada comida.
Tomar 5 gramos de carbón vegetal. Absorbe las toxinas y es un purificador natural.
Agua, sal. Hacer gárgaras con agua y sal te ayudará a limpiar las bacterias, moco y las partículas de comida en las amígdalas.
Alfalfa puede ayudar a eliminar el mal aliento.

Anís. Mastica anís ayuda a enmascarar el mal olor y a mata a las bacterias que lo causan.

Clorofila: Tiene un efecto desodorizante y se utiliza en una serie de productos para ese fin.

Clavo de olor. Antiséptico.

Hinojo. Puede masticarse o su extracto fluido de hinojo puede ser frotado en las encías y la lengua.

Algunas Hierbas. Masticar hierbas de menta, perejil, albahaca, romero y tomillo ayudará a mitigar el mal aliento.

Limón. Chupar una rodaja con sal para detener el aliento a cebolla o a ajo.

Perejil y menta. Son ricas en clorofila. Mastica unas cuantas hojas para el alivio inmediato. Si te tragas las hojas después de masticarlas ellos van a ser digerida y seguir proporcionando aliento fresco durante bastante tiempo.

Bibliografía
Fermandez Aménaza J., Rosales Gonzales R. Halitosis: Diagnóstico y tratamiento en atención primaria. MEDIFAM 2002

Leave a Comment

Your email address will not be published.

TOP