0

 

Consecuencias para nuestro organismo por aguantar las ganas de orinar
El sistema urinario tiene a una función muy importante en nuestro organismo, pues es el encargado de eliminar las sustancias que ya no son útiles. Por esto, es importante conocer algunas de las enfermedades que pueden afectar su adecuado funcionamiento como consecuencia de no orinar a tiempo.

Antecedentes
Ir al baño a orinar es una necesidad natural de nuestro organismo, una señal que nos indica que necesitamos deshacernos de lo que ya no sirve y bien dicen por ahí que a las señales hay que prestarles atención, si eres de las personas que frecuentemente aguanta la orina por largas horas, te contamos cuáles serían las consecuencias de ese mal hábito.

La uróloga Mary Mendoza Medina, del Hospital General de Zona del IMSS dijo que si la orina permanece mucho tiempo dentro de la vejiga puede generar infección, ardor, sensación de no vaciar por completo la vejiga, ganas de continuar orinando y lo más grave es cuando al momento de acudir al baño, ya no se puede orinar.

Consecuencia

Los especialistas indican que aguantarse tanto tiempo las ganas de orinar causan inflamación severa, a grado tal que la orina se torna a un tono rojizo (con presencia de sangre).
Presencia de reflujo vesico-uretral (retorno de la orina a los riñones)
Puede ocasionar pielonefritis (infección renal), que alterar el funcionamiento de este órgano.
Cuando la vejiga se somete a su máxima capacidad y si no se ha evacuado, se pierde sensibilidad, no tiene posibilidad de contraerse para orinar y entonces se pueden formar divertículos (pequeños sacos en la pared de la vejiga), donde la orina se almacena y es más difícil evacuarla.
Cuando el funcionamiento de la vejiga está alterado y no tiene la capacidad de reservar y avisar en qué momento se tiene que ir a orinar, se agranda y se llena con mucha orina y entonces las personas sufren de incontinencia por rebosamiento; afortunadamente éstos son casos poco frecuentes y aislados.
Usualmente las personas que han recibido tratamiento, regresa a consulta médica con la misma afectación debido a que hacen caso omiso a las indicaciones y al tratamiento a seguir.
Las mujeres en edad fértil son quienes lo sufren con mayor frecuencia, pues ingieren más agua y tienen mayor necesidad de ir al baño, pero no siempre lo hacen a tiempo.
Entre las enfermedades más frecuentes que se presentan como consecuencia a este mal hábito tenemos:

Infecciones urinarias
Son infecciones bacterianas que afectan el tracto urinario, esto debido a los gérmenes de la orina apozada en el vejiga. Con el tiempo estas infecciones podrían extenderse a los riñones y producir enfermedades peores como las siguientes:

Cálculos renales
Si la persona es propensa a formar cálculos renales, el hecho de aguantas la orina puede empeorar la situación.

Cistitis
Es más frecuente en las mujeres y es que por aguantar mucho tiempo la orina la paredes de la vejiga se inflaman y producen una afección llamada cistitis. Algunas veces los síntomas de la cistitis incluyen dolor en la pelvis, dolor al orinar y cantidades de orina mínima, lo cual produce la sensación de visitar con mayor frecuencia el baño.

Ensanchamiento de la vejiga
Una vejiga promedio tiene la capacidad para albergar aproximadamente 15 onzas de líquido, si 8 vasos de agua diarios que son aproximadamente 64 onzas de líquido, la vejiga podría almacenar en exceso la cuarta parte de vasos de agua que tomamos, así que nada bueno resulta si somos muy disciplinado en la ingesta de agua pero no vas a orinar.

Efectos adversos
Pueden producirse también otras molestias como fiebre por la presencia de las bacterias, escalofríos, dolor de estómago y calambres.

Síntomas de Alerta

Dolor en la parte baja de la espalda (riñones).
Orina turbia.
Dolor y/o ardor al orinar.
Deseos frecuentes de orinar.
Sensación urgente de orinar.
Orinar y quedar con la sensación de no haber terminado.
Presencia de sangre en la orina.
Inflamación de párpados, manos o pies, sobre todo al despertar.
Como prevenirlo las enfermedades de las vías urinarias

Cuidar diariamente de la higiene personal; sobre todo las mujeres, después de defecar la limpieza se debe hacer de adelante hacia atrás, para evitar llevar residuos de excremento contaminen el orificio por donde sale la orina.
Beber suficiente líquidos, de preferencia agua, para que los riñones trabajen normalmente.
Evitar el consumo muy frecuente de carnes rojas, café, té y alimentos ácidos.
Consultar con un profesional oportunamente, en caso de cualquier infección.
Lo más importante: acudir al baño cuando lo pide el organismo.
Bibliografía

Infecciones urinarias por aguantar las ganas de orinar. Vanguardia / Salud. 17 de septiembre del 2012
Etiología de las infecciones del tracto urinario y sensibilidad de los uropatógenos a los antimicrobianos. C. Ochoa Sangrador1, J.M. Eiros Bouza2, C. Pérez Mendez3, L. Inglada Galiana4 y Grupo de Estudio de los Tratamientos Antibióticos. Rev Esp Quimioterap, Junio 2005; Vol.18 (Nº 2): 124-135 Sociedad Española de Quimioterapia

Leave a Comment

Your email address will not be published.

TOP