0

 

¿QUÉ ES EL ESTRÉS?

El Estrés es una respuesta no específica del organismo ante cualquier demanda que se le imponga. Dicha respuesta puede ser de tipo psicológica (mental) o fisiológica (física). La demanda se refiere a la causa del estrés. Cuando empezamos al recibir demandas que resultan excesivas, comenzaremos a sentir ansiedad y a experimentar diversos síntomas.

Es importante saber manejarlo para evitar que se transforme en un problema. La mayoría de personas sufren problemas de estrés en algún momento del año. Cuando el cerebro percibe una amenaza, hace que el cuerpo libere hormonas para estimular o mejorar la capacidad de respuesta. Pero cuando la amenaza pasa, el cuerpo frena la liberación de esas hormonas recobrando el equilibrio. Desafortunadamente, el estrés puede hacer que este sistema se altere permaneciendo en continua liberación de hormonas estimulantes, con el tiempo, los altos niveles de estrés conducen a serios problemas de salud.

El estrés se torna un problema cuando interfiere con la vida diaria, pasando a ser un tipo de estrés llamado trastorno de adaptación, el cual está relacionado con enfermedades mentales que pueden afectar los sentimientos, los pensamientos y el comportamiento. Este problema puede ocurrir en adultos y niños. Cada persona reacciona diferente ante diversas situaciones, lo importante es saber identificar lo que está ocasionando el estrés crónico.

 

¿CÓMO PREVENIR EL ESTRÉS?

Ser capaces de identificar lo que nos lleva al estrés es un paso importante en su prevención. La identificación de las causas de su estrés le permitirá tomar medidas para evitar y le ayudará a reconocer cuando se están estresando una vez más.

Hay varias maneras en que el estrés se puede prevenir, algunos de los siguientes métodos pueden ser útiles:

Respiración profunda: Trate de detener los sentimientos mediante la relajación de los músculos y respirar profundamente. Comience por la inhalación durante tres segundos antes de exhalar por un poco más. Esto eliminará el oxígeno viejo de sus pulmones y lo reemplazará por oxígeno fresco, mejorando la circulación y el estado de alerta.

Alimentación saludable: Los alimentos y bebidas pueden tener un gran impacto en cómo se siente y actúa. Por tanto, es importante comer una dieta sana y equilibrada.

Comer a horas regulares y no saltarse las comidas puede hacer una gran diferencia. Esto permitirá que su cuerpo libere un flujo constante de energía durante el día, lo que mejorará su concentración y estado de ánimo.

Líquidos: Trate de reducir la cantidad de cafeína y alcohol que bebe. Estos pueden tener un efecto similar en su cuerpo como el estrés y la ansiedad. Trate de tomar más variedades sin cafeína u optar por jugos naturales o agua en su lugar. Beba entre seis y ocho vasos de líquidos al día.

Ejercicio: Trate de hacer por lo menos 30 minutos de ejercicio cinco veces a la semana. El ejercicio debe aumentar su ritmo cardíaco y dejarle un poco sin aliento.

Relajación: Cuando está estresado, sus músculos a menudo están tensos. Esto puede causar que dolores musculares se desarrollen más adelante. Si siente que se puedes estresar, encójase de hombros un par de veces y agite los brazos y las piernas. Esto ayudará a aflojar los músculos.

 

¿CÓMO COMBATIR EL ESTRÉS?

Trate de identificar la causa del estrés
Busque resolver la causa del estrés o al menos evitarla
Trate de establecer prioridades en su trabajo
Planifique su día o semana, ayúdese con una agenda
No trabaje en exceso y aprenda a decir «no»
Haga una cosa a la vez
Evite distracciones para poder concentrarse
Aprenda a delegar algunas tareas en alguien de confianza
Reserve tiempo para usted
Trate de tener siempre una actitud positiva, sonría y vea el lado bueno de lo que considera malo
Realice alguna actividad física como tai chi, yoga, técnicas de respiración y relajación
Consuma suplementos y productos naturales para combatir el estrés

¿CÓMO AFECTA EL ESTRÉS NUESTRO ORGANISMO?

Existe una relación estrecha entre el estrés y nuestra salud. Se ha comprobado que definitivamente el estrés negativo afecta al bienestar general del individuo. Por otro lado, nuestro nivel de salud afecta la habilidad para manejar el estrés. Una pobre salud reduce la capacidad individual para combatir efectivamente el estrés y le imparte más estrés al sistema.

Afecta al sistema cardiovascular, exacerbando o desencadenado los problemas hipertensión arterial, arritmias, aterosclerosis y a enfermedades coronarias e infarto del miocardio.
A nivel del sistema inmunológico el estrés puede disminuir la respuesta inmunológica, lo que lo haría más propenso a sufrir enfermedades con frecuencia.
Aumenta las contracturas musculares produciendo lumbagos, dolor en el cuello y los hombros. Además pudiera exacerbar a la artritis reumatoide.
Podría desencadenar o agravar la gastritis, la ulcera péptica, el colon irritable y el estreñimiento.
Se relaciona con trastornos sexuales, problemas de fertilidad, impotencia y alteraciones hormonales.
El estrés puede empeorar los síntomas de la dermatitis atópica, la psoriasis el acné, el asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica.
Puede complicar o agravar las enfermedades crónicas como el cáncer y la diabetes entre otras.

 

TRATAMIENTOS NATURALES PARA PREVENIR EL ESTRÉS

Una encuesta realizada por Marlin Company en 2011 revela que el 80% de quienes trabajan padecen de estrés expresando necesitar ayuda para manejarlo.

La propuesta de un tratamiento natural basado en productos 100% naturales le brinda gran ayuda para manejar el estrés y tener una mejor calidad de vida. Sobre todo, porque los productos naturales, a diferencia de los medicamentos tradicionales, no le provocan somnolencia, ni falta de energía, ni efectos secundarios. Por el contrario, mejoran su salud física y mental.

Algunas recomendaciones son:

La Valeriana: Es otra hierba que nos ayudará a mantener el estrés fuera de nuestra salud, y es que se trata de una planta destacable por darnos una sensación de calma y tranquilidad enorme.

La Maca: Es un alimento que por tradición representa un buen reconstituyente, pero también es un buen aliado para combatir el estrés. Concretamente su consumo lo que hace es poner en marcha en nuestro cuerpo una serie de mecanismos que nos hacen evitar las tensiones acumuladas que generan el estrés, además de darnos vigor y la energía suficiente para poder hacer frente a cualquier complicación que se nos presente. Quizá este hecho sea el que evita que nos estresemos y se vea afectada nuestra salud.

 

BIBLIOGRAFÍA

* Peiro, J.M. «Desencadenantes del estrés laboral» Ed. Eudema. Psocologia, 1992

* Fundación europea para la mejora de las condiciones de vida y de trabajo.»El estrés en el trabajo», 1994

* Buceta J.M. y Bueno A.M. «Control de estrés y factores asociados». Ed. Dykinson, 1995

* http://blogcursos.com

Leave a Comment

Your email address will not be published.

TOP