0

 

La anemia es uno de los problemas de mayor magnitud en el mundo y a pesar de que conocemos su origen, causas, factores de riesgo y tenemos el conocimiento de cómo enfrentarla no podemos ni terminamos aun de superarla. La anemia afecta alrededor de 1620 millones de personas su mayor incidencia y prevalencia se da más en niños de pequeños y mujeres en edad fértil por otro lado la mínima prevalencia se halla en varones mas no están exentos de padecerla

 

Historia

La sangre representa cerca del 8% del peso corporal total del hombre adulto, y tiene un volumen de entre cinco a seis litros en una persona. La sangre tiene la función de transportar a las células órganos y sistemas de todo el cuerpo algunos componentes y el oxígeno necesario para que desempeñen regularmente sus funciones.
La anemia es una enfermedad frecuente. Se presenta a cualquier edad y en todos los grupos raciales y étnicos. Tanto los hombres como las mujeres pueden tener anemia.

 

Que es la anemia?

Es una alteración causada por disminución del número de glóbulos rojos (eritrocitos) y disminución de la hemoglobina bajo los parámetros estándares. La hemoglobina es una proteína rica en hierro que le da a la sangre el color rojo. Esta proteína les permite a los glóbulos rojos transportar el oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo. Tiene en si numerosas causas nutricionales, endocrinas o inflamatorias, una de las causas más frecuentes es el déficit de hierro.

 

Factores de riesgo

Al enfrentarnos a una lucha constante contra la anemia, nuestro mayor problema será la carencia de hierro y es por ello que se convierte en una deficiencia nutricional prevalente en el mundo entero, más, ese no es el único factor existen otros que son determinantes para el desarrollo de esta enfermedad; en este campo podemos mencionar:

Una dieta carente de vitaminas: Elegir una dieta que es baja en hierro, vitamina B-12 y ácido fólico aumenta el riesgo de tener anemia.
Presencia de Trastornos intestinales: Existen trastornos intestinales como la enfermedad de Crohn y la enfermedad Celiaca, que afectan la absorción de nutrientes en el intestino delgado; lo cual nos lleva a tener un mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad. Así mismo un proceso quirúrgico, como la extirpación de una o varias partes de intestino puede llevar a un amala o deficiente absorción de nutrientes y con ello a la anemia.
Menstruación: En términos generales, las mujeres en edad fértil presentan un mayor riesgo de sufrir la anemia que los varones y las mujeres post menopaúsicas; esto está sustentado en que en el periodo menstrual de la mujer existe un perdida de glóbulos rojos.
Embarazo: El embarazo es uno de los mayores riesgo de padecer anemia por deficiencia de hierro si no acude a sus controles prenatales oportunamente en este periodo las reservas de hierro deben incrementarse para servir a un volumen creciente de sangre ya que esta formara parte de la hemoglobina del feto en crecimiento.
Antecedentes familiares: Si la familia tiene antecedentes de anemia hereditaria, también pueden tener un riesgo aumentado de sufrir la enfermedad.
Enfermedades crónicas: El cáncer, la insuficiencia renal o hepática entre otras condiciones crónicas, ponen a la persona en un mayor riesgo de desarrollar la anemia; generalmente llamada anemia de enfermedad crónica, sustentada en una pedida de glóbulos rojos, una perdida lenta pero constante de sangre producto de una ulcera u otro origen similar, que puede agotar la reserva de hierro en el cuerpo y llevarla a una anemia por deficiencia de hierro.
Otros factores: Los antecedentes de ciertas infecciones, las enfermedades de la sangre y los trastornos autoinmunes, la exposición a sustancias químicas tóxicas, y el uso de algunos medicamentos pueden afectar a la producción de glóbulos rojos y causar anemia.

 

Causas

Pérdida de sangre: Es en sí misma la causa más frecuente de la anemia, ya que la anemia más común es la por deficiencia de hierro. No importa si la pérdida de sangre es de corta duración o persistente. Así mismo una cirugía, los traumatismos, el cáncer e incluso los períodos menstruales abundantes y/o el sangrado de los aparatos digestivo o urinario pueden causar pérdida de sangre ello con lleva a perdida de glóbulos rojos que deriva en anemia.

Falta de producción de glóbulos rojos: Esta condición se puede dar en situaciones muy específicas; generalmente vinculada a factores hereditarios que suelen impedirle al cuerpo producir glóbulos rojos en cantidad necesaria para el desempeño normal de las funciones (oxigenación de tejidos y órganos). Para también existe una influencia de otros factores que pueden favorecer esta reducción o baja producción de glóbulos rojos.

Las situaciones de salud adquiridas a las que nos referimos incluyen una mala alimentación, concentraciones anormales de ciertas hormonas, algunas enfermedades crónicas y el embarazo.

Una alimentación deficiente en hierro, ácido fólico y vitaminas B12 puede llevar al cuerpo a una pobre producción de glóbulos rojos así mismo el cuerpo necesita vitamina C, riboflavina (Vitamina B2) y cobre para producirlos.

Baja producción de Hormonas, es la eritropoyetina una hormona que estimula la médula ósea para la producción de glóbulos rojos por tanto las concentraciones bajas de eritropoyetina suelen derivar en anemia.

Intoxicación Crónica por Plomo; la exposición diaria a la contaminación ambiental que producen las fábricas de pinturas, tintes de cabello, baterías y talleres de metalmecánica que se encuentran en la vecindad o el vivir dentro de ellas puede llevar a la intoxicación progresiva del organismo por partículas de plomo las cuales pueden ingresar por vía respiratoria o digestivo y esto genera la aparición de una forma de anemia recurrente.

Aumento en la velocidad de destrucción de los glóbulos rojos; generalmente por enfermedades autoinmunes, sustancia químicas, productos tóxicos, parásitos, etc.

 

Signos y síntomas

Muchas veces los signos no son tan notorios sobre todo en los nuños es importante resaltar que pueden presentarse las denominadas “picas” que es la necesidad de ingerir tierra o sustancias similares.
Por otro lado otros signos serian sensación de frio, palidez, cansancio, debilidad somnolencia (sueño), apatía, decaimiento. Cuando esta es muy severa puede ir de la mano de la pérdida total de apetito (anorexia), aumento de la frecuencia de los latidos cardíacos (taquicardia) e irritabilidad.

La palidez no se detecta en el color de la piel o el rostro sino en el color de la mucosa conjuntival (parte interna de los párpados) y del lecho ungueal («raiz» de las uñas).
Como prevenir la anemia?
Para trabajar a nivel de la prevención del desarrollo de la anemia, se considera que el paso fundamental está en la alimentación. Es importante consumir una dieta que cubra el requerimiento de nutrientes necesario para el correcto funcionamiento del cuerpo.

Consumir alimentos que sean altos en hierro, sobre todo los del tipo animal, puesto que la asimilación para el cuerpo será más rápida y eficaz (comer una pequeña cantidad de carne junto a otras fuentes de hierro como verduras, menestras permitirán que la asimilación del hierro sea mejor y mayor.)
comer alimentos altos en vitamina C, como cítricos o jugos cítricos, al mismo tiempo que se comen alimentos ricos en hierro; también pueden ayudar al cuerpo a absorber el hierro.
Existen también algunos alimentos que impiden que el cuerpo absorba el hierro, aquí están incluidos café, té, claras de huevo, leche, fibra y proteína de soya. Lo idóneo sería tratar de evitar estos alimentos cuando se consuma alimentos fuente de hierro.

Aquí una lista de algunos alimentos ricos en hierro

Hígado.
Carne roja.
Pescados y mariscos.
Frutas secas, como albaricoques, ciruelas pasas y uvas pasas.
Nueces.
Frijoles, en especial, frijoles verdes.
Verduras de hojas verdes, como espinaca y brócoli.
Melaza negra.
Granos enteros.
Alimentos fortificados con hierro, como muchos tipos de panes y cereales (siempre examine las etiquetas)

 

Bibliografía

De Benoist B et al., eds. Worldwide prevalence of anaemia 1993-2005. Base de datos mundial sobre la anemia de la OMS, Ginebra, Organización Mundial de la Salud, 2010.
familydoctor.org.

 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

TOP