0

Resumen
La Curcuma longa L., es una planta de origen asiático muy usada comúnmente como una especia en la cultura asiática. Hay muchos estudios que demuestran la capacidad de la cúrcuma para estabilizar membranas y para prevenir enfermedades hepáticas, renales, cardiovasculares, neurodegenerativas y en la diabetes.

Origen y Descripción
La Curcuma longa L., es de la familia de las Zingiberáceas, planta de origen asiático cuyo rizoma, de color naranja, bajo una fina película marrón clara, es usado comúnmente como una especia en Asia, donde se le considera como una planta mágica por sus características organolépticas y sus indudables propiedades terapéuticas, sobre todo a nivel hepático y cutáneo.
El rizoma de cúrcuma ha sido objeto de muchas investigaciones en la India, se ha intentado encontrar sus principios activos con el fin de optimizar su actividad y explicar su mecanismo de acción; se han preparado numerosos extractos. Entre los componentes del extracto están: carbohidratos, aceites esenciales, ácidos grasos, curcuminoides (curcumina, demetoxicurcumina y bisdemetoxicurcumina), cuyo contenido aproximado es de un 2%, aunque puede rondar entre 2.5-5.0% del peso seco.
La curcumina (diferuloilmetano) es la sustancia causante del color amarillo característico de los rizomas de la planta y es uno de los ingredientes activos responsable de su actividad biológica.

Beneficios y mecanismo de acción de la cúrcuma

  • Piel
    Esta planta ha sido aplicada para la protección y curación de afecciones cutáneas, hepáticas, frente a úlceras, alteraciones digestivas y contra parásitos intestinales, como remedio de venenos y de picaduras de serpientes y frente a distintas dolencias (Srimal, 1997).
  • Antibacteriano
    Desde 1974 se conoce la actividad antibacteriana de la curcumina y de sus aceites esenciales contra las bacterias Gram-positivas. En 1987, se comprobó que la curcumina era tóxica para Salmonella, aunque no para E. coli, y que tenía capacidad para alterar el ADN en presencia de luz visible.
  • Antifungicida
    Desde 1978, se demostró su actividad antifúngica del uso tópico del aceite de cúrcuma, en un experimento realizado en cobayas, y en condiciones in vitro sobre varios aislados patológicos. Además, Kiuchi et al. (1993) estudiaron satisfactoriamente el efecto de la ciclocurcumina como un agente antiparasitario.
  • Otro mecanismo de acción de la curcumina es la inhibición de la replicación final de la expresión genética del virus HIV-1, sin causar un efecto significativo en las células (Li et al., 1993).
  • Cicatrizante
    En la medicina china los extractos de cúrcuma se aplican a tópicamente, directo sobre la piel para ayuda en la cicatrización de las heridas (Chang y But, 1987). Las propiedades benéficas de la cúrcuma frente a estos procesos la han convertido en un efectivo tratamiento para la cicatrización, para el tratamiento de la fistula anal y para cualquier proceso de reparación tisular (Sidhu et al., 1998). Algunos autores demostrado el efecto inhibidor de la curcumina sobre el metabolismo del ácido araquidónico, mostrando efectos beneficiosos en lesiones de la piel como la psoriasis (Bosman, 1994).
  • Gastrointestinal
    La aplicación de la cúrcuma en el tracto gastrointestinal logra efectos beneficiosos tanto a nivel físico como funcional. La secreción gástrica disminuye después de 3 horas tras la administración de extractos acuosos y metanólicos; el extracto acuoso reduce la secreción de ácido, mientras que, el extracto metanólico, principalmente, disminuye la liberación de pepsina (Sakai et al., 1989). El efecto protector frente a las úlceras gástricas y de duodeno en ratas, fue comprobado por Rafatullah et al., en 1990. Otros autores han observado que la curcumina inhibe la producción de IL-8 inducida por el Helicobacter pylori la cual juega un importante papel en el desarrollo de gastritis, úlcera y adenocarcinoma gástrico.
  • Quimioprotector
    Recientemente, Kawamori et al. (1999) han comprobado que la curcumina ejerce su efecto quimioprotector en la progresión del cáncer de colon en ratas, aumentando la apoptosis de las células tumorales.
  • Hígado
    Una de las principales propiedades de los extractos de cúrcuma y de la curcumina es su actividad hepatoprotectora, se ha demostrado este efecto frente a varios tóxicos hepáticos in vitro e in vivo en distintos modelos animales. El curcuminato de sodio, a bajas dosis, disminuye las cantidades de sólidos en la bilis, mientras que, a altas dosis, incrementa la excreción de sales biliares, bilirrubina y colesterol.
  • Sistema respiratorio
    En 1990 Jain et al. Encontraron efectos alentadores de un aceite volátil de cúrcuma sobre el sistema respiratorio en pacientes con bronquitis asmática y que es un potente agente antiproliferativo en el cáncer de pulmón (Mehta et al., 1997).
  • Actividad antiinflamatoria
    Estudios diversos han demostrado sus propiedades antiinflamatorio en inflamación aguda, subaguda y crónica en ratones y ratas sin producir una significativa irritación gástrica. Se ha observado una respuesta satisfactoria de la curcumina en pacientes con artritis reumatoide y con osteoartritis, mediante la modulación del metabolismo del ácido araquidónico, ya que inhiben las actividades cicloxigenasa y lipooxigenasa, afectando la biosíntesis de prostaglandinas y tromboxanos, evitando así el desarrollo de los procesos inflamatorios y la agregación plaquetaria (Srivastava et al., 1995).
  • Actividad Hipolipemiante
    En un estudio realizado en conejos hipercolesterolémicos, se observó que bajas dosis de un extracto hidroalcohólico de Curcuma longa disminuyen el colesterol total en plasma y en LDL, además de los triglicéridos y los fosfolípidos de dichas lipoproteínas (Ramírez-Tortosa et al., 1999).
  • Actividad antioxidante
    Los ácidos grasos poliinsaturados son muy susceptibles a oxidarse, lo que conlleva la alteración de las membranas de los tejidos. Existen muchos trabajos que muestran la capacidad de la cúrcuma para prevenir la peroxidación lipídica y estabilizar membranas (Nirmala y Puvanakrishnan, 1996; Venkatesan et al., 2000).
  • Enfermedades neurológicas degenerativas
    Los componentes de la cúrcuma pueden disminuir la peroxidación lipídica en homogenados y extractos de cerebro (Sreejayan y Rao, 1994, Selvam et al., 1995). Disminuye también la peroxidación lipídica y estabiliza las membranas. Posteriormente, se observó un efecto protector frente a la cardiotoxicidad.
  • Aterosclerosis
    Enfermedad multifactorial en la que se produce una gran alteración del metabolismo lipídico vascular. Se ha observado que la cúrcuma disminuye los peróxidos lipídicos plasmáticos, moléculas que juegan un papel importante en la patogénesis de ésta enfermedad (Miquel et al., 1995; RamírezBoscá et al., 1995). Por otro lado, posee distintas propiedades que también contribuyen a la disminución de la susceptibilidad a la oxidación de las LDL, inhibe la proliferación de las células del músculo liso vascular, posee un efecto antitrombótico, tiene un efecto hipotensor transitorio y es antiagregante plaquetario (Srivastava et al., 1995).
  •  Diabetes
    Se ha comprobado la capacidad de la curcumina para prevenir la inducción de los productos de glicosilación (Sajith1al et al., 1998); Esto permite considerar a esta sustancia para la prevención y el tratamiento de dicha enfermedad y de algunas de sus complicaciones. En 1998, Babu y Srinivasan comprobaron que la suplementación con curcumina disminuye las lesiones renales que se desarrollan en los enfermos diabéticos.

Bibliografía

  • Efectos farmacológicos y nutricionales de los extractos de Curcuma longa L. y de los cucuminoides. MESA, M. D.; RAMÍREZ-TORTOSA, M. C.; AGUILERA, C. M.; RAMÍREZ-BOSCÁ, A. Y GIL, A. Departamento de Bioquímica y Biología Molecular. Instituto de Nutrición y Tecnología de Alimentos. Ramón y Cajal, nº 4. 18071 Granada

Leave a Comment

Your email address will not be published.

TOP