0

Muchas personas consideran que saltarse o evitar una de las principales comidas tienen mejores resultados en los tratamientos reductores de peso, pero esto no es saludable, todo lo contrario, pues hace que en la próxima comida se sienta más hambre y se coma más de lo necesario. La cena debe ser ligera pues nuestro organismo es más lento justamente para podernos mantener en reposo ya que la hora de descansar está próxima, además evitamos que nuestro organismo trabaje en exceso mientras dormimos.

Alimentos adecuados para las noches

Las proteínas: este nutriente además de hacernos sentir satisfechos, nos ayuda a quemar calorías, solo debemos cuidarnos de no mezclarlo con grasas, optar por preparaciones como vapor, horno o hervido; dentro de este grupo tenemos al huevo, carnes (de preferencia magra), queso fresco y legumbres y se recomienda acompañarlas con verduras u hortalizas
Por su alto contenido en vitaminas del complejo B son recomendados los cereales integrales que también pueden ir acompañados de hortalizas y nos proporcionan además de un alto valor nutricional, un gran efecto saciante.
Las frutas, de preferencia las que son ricas en agua, como la piña, fresas, mandarinas, etc. Pueden ser consumidas solas o acompañadas de alguna fuente proteica como el yogurt y carbohidrato como pan integral.
El Agua: es un gran desintoxicante, libera el organismo de toxinas por medio de la orina.
La miel en pequeña cantidad diluida en una bebida antes de dormir mejora la calidad del sueño, al estimular a la orexina, neurotransmisor que hace que el estado de vigilia cese.
Algunas hierbas en infusión como la manzanilla, el toronjil o melisa, entre otros, tienden a relajar el cuerpo, los músculos y la mente.
La Leche caliente, aporta triptófanos, aminoácidos que tienen un efecto relajante para nuestros organismos.
El plátano es rico en melatonina y serotonina, por tanto es considerado como un alimento relajante natural.

 

Alimentos que deben evitarse en la noche

Alimentos con alto contenido en azúcar pues producen energía extra que no es necesaria durante la noche.
Vegetales ricos en fibra insoluble como la lechuga y el apio, puede ser indigesto si se consume en cantidad elevada antes de dormir pues puede producir flatulencia e indigestión, esto depende de cada organismo, pues si es bien tolerado se puede seguir consumiendo.
Algunas hortalizas como el Ajo y la Cebolla, sobre todo si son consumidas crudas pueden producir una sensación de ardor y pueden resultar muy indigestos. Lo mismo puede aplicar para el tema de comidas muy condimentadas o picantes.
Los alimentos ricos en carbohidratos, como las pasta, arroz y derivados (pizzas) no constituirían un problema si son consumidos en pequeña cantidad, el problema justamente radica en que los volúmenes que se consumen generalmente son grandes y además nos aportan más calorías.
Las frutas ricas en Vitamina C como la naranja, limón, kiwi, etc, favorecen la vigilia, por tanto no deben ser consumidos por la noche.

 

Les damos algunos ejemplos de preparaciones ideales para ser consumidas en la noche:

Esquema 1:
1 taza de ensalada de fruta fresca
1 vaso de yogurt descremado
1 cucharada de germen de trigo
1 vaso de agua de cebada endulzada con stevia

Esquema 2:
1 pan pita
2 rebanadas de jamón de pollo o pavo
Rodajas de tomate
Pimiento asado
1 vaso de leche endulzada con stevia

Esquema 3:
Ensalada de vegetales mixtos
120 g de filete de pescado
1 vaso de chicha morada natural endulzada con stevia

Esquema 4:
2 rebanadas de pan de molde integral
¼ de palta
1 huevo duro
Rodajas de tomate
1 taza de manzanilla

Esquema 5:
Sopa de pollo preparada sin piel y abundante verduras
1 porción pequeña de compota de fruta

 

Estudios Científicos

La Universidad de Extremadura realiza un estudio para determinar ¿Cómo puede afectar el sueño a la alimentación y, por tanto, a la obesidad?
Sus expertos en nutrición y alimentación humana y dietética explican que la síntesis de hormonas relacionadas con el sueño depende, entre otros factores, de los nutrientes presentes en los alimentos.
Las estadísticas confirman que una de cada seis personas no descansa por la noche de forma adecuada, ya sea por insomnio o porque no logran un sueño reparador. Las causas de este problema pueden ser varias, pero una de las principales es la dieta. Los alimentos que se consumen durante todo el día, así como las condiciones en que se ingieren, influyen de manera directa en el momento de dormir. La calidad del sueño va ligada a la dieta.

 

Leave a Comment

Your email address will not be published.

TOP